Cerro del Hierro

Cerro del Hierro

Búhos y Lechuzas



Estas son las rapaces nocturnas que pueden observarse en nuestro entorno. La mayoría son dificiles de observar por sus hábitos crepusculares o nocturnos. Sólo podremos verlas a plena luz del día, si casualmente son importunadas, en sus descansaderos, en huecos o ramas de árboles, o grietas y hoquedades en paredes, ya sean naturales o artificiales, (algunas especies como la Lechuza común no desdeñan edificaciones humanas donde se instalan durante todo el año).
El pequeño Mochuelo tiende a ser activo a plena luz del día, sobre todo en la época de de producción, y es fácil ser detectado por sus escandalosos "maullidos". Le gusta vivir en áreas más o menos llanas con arbolado disperso.
El Autillo es aún de menor tamaño, y es un migrador que abandona la península hacia África, en los meses de otoño e invierno. Habita en sotos y parques, no importándole la presencia del hombre. Presenta en su cabeza dos penachos bastante conspícuos, es decír muy patentes, mientras el Mochuelo es de cabeza más bien aplanada.
La Lechuza campestre es la más escasa, ya que vive en zonas norteñas, aunque emigra hacia zonas más meridionales, alcanzando Andalucía, y continuando hacia África, donde existen poblaciones sedentarias. En nuestro país frecuenta zonas cultivadas, cercanas a marismas o humedales. Su cabeza lleva dos penachos pequeños.
El Búho chico, también con dos especies de "orejas", es un ave muy forestal, siempre ligado a lugares boscosos, si bien en la sierra frecuenta dehesas abiertas. Hace años, en una zona donde existía un alto nº de Urracas, encontré varias puestas de Búho chico en nidos viejos de los córvidos.
Otro amante de los bosques es el Cárabo. De porte similar al anterior, pero cabeza redondeada y voluminosa y con un plumaje más oscuro que puede ser gris o pardo. Su grito, pienso, es el más característico de nuestros búhos, siendo muy frecuente sobre todo a últimos de invierno, que es cuando suele llevar a cabo la reproducción.
Finalmente vemos a la más impresionante de las nocturnas, el Búho real. Ave de montaña, que no desdeña el bosque o el páramo, soobre todo para cazar. En una entrada anterior y reciente, puede leerse algo más sobre esta impresionanta ave. Realizado con témpera sobre cartón