Cerro del Hierro

Cerro del Hierro

Las Rapaces del Bosque


Las cuatro rapaces aquí representadas suelen habitar zonas boscosas.
Especialmente, el Azor y el Gavilán se caracterizan por tener unas alas cortas y redondeadas y una larga cola, que les permite una gran maniobrabilidad en sus vuelos entre la espesura del bosque.
El Gavilán muestra un gran dimorfismo entre el macho y la hembra , siendo el primero de pequeña talla (como una paloma), de coloración gris pizarra en el dorso y partes inferiores blancuzcas con barreado transversal rojizo, y la hembra con las zonas dorsales y el barreado parduzco, y de
mayor tamaño. Su dieta es prácticamente ornitófaga, es decir, basada en aves. En invierno es una especie bastante frecuente en la sierra, y suelen muchos los que mueren víctimas de las
escopetas, pues aprovechan los pasos de los Zorzales, y a veces pueden ser confundido con otra ave cazable, sobre todo por cazadores inexpertos. No se tiene constancia de ningún nido en
nuestra zona.
El Azor, bastante parecido, es de mayor tamaño y el color general de los machos es grisáceo , con partes inferiores blancas y barreado oscuro; en las hembras, la librea es similar,
pero el tamaño, mucho mayor, puede suponer entre 20 y 30 cm de diferencia; ésto, obviamente, se traduce en una dieta alimentaria más amplia, ya que pueden capturar especies tan grandes como una liebre. Su status es sedentario, con varias parejas nidificantes en la sierra norte. La población se incrementa notablemente en invierno, con indivíduos procedentes de regiones más
septentrionales.
Una especie muy fácil de observar es el Ratonero (Busardo Ratonero). Es sedentario, y aunque sea una rapaz ligada a zonas arboladas, suelen verse ejemplares oteando una llanura desde
algún poste eléctrico; por otro lado sus característicos piídos son fácilmente reconocibles, sobre todo desde mediados del invierno. Sus anchas alas y cola les permiten elevarse rápidamente cuando cogen una térmica ascendente. Su tamaño es de 50 a 60 cm., siendo el macho, como en otras rapaces, menor que su consorte.La coloración predominante es pardo oscura, pero hay
transiciones de plumaje hasta un vientre muy claro. En vuelo es fácil de reconocer por las dos "banderas" blacuzcas que presenta en sus alas. Aunque su nombre alude a un roedor, su dieta es muy variada, alimentándose hasta de mamíferos medianos como el conejo.
El Halcón abejero (Abejero europeo), tal vez es la más desconocida, ya que su status siempre ha sido como ave de paso durante la migración. Hoy se sabe que algunas parejas llegan a nidificar en Andalucía, e incluso en la Sierra Norte. El pasado 27 de mayo tuve la ocasión de ver a un ejemplar sobrevolando por el este del Cerro , realizando vuelos nupciales, que consistían en suaves picados y ascensos; al llegar arriba, hacía varios batidos de ala, antes de volver a picar.
El plumaje, desde cierta distancia, es parecido a la especie anterior, y como ella, puede presentar diferentes fases. Su pequeña cabeza, grandes alas y el barreado de su larga cola, lo
diferencian del ratonero. Su alimentación se basa principalmente en avispas, sus huevos y larvas pero ha de complementarla con otros himenópteros y pequeños reptiles. Aunque nidifique en bosques, también puede buscar alimento en lugares abiertos.
Témpera sobre cartón