Cerro del Hierro

Cerro del Hierro

Milanos y Aguiluchos



Son rapaces de porte mediano, que pertenecen a dos géneros diferentes pero con cierta similitud en algunos aspectos morfológicos. Uno de ellos, es la largura de sus alas y colas, que les permiten realizar grandes planeos. Los aguiluchos, cuando realizan sus vuelos prospectores, sobre todo a ras del suelo, elevan sus gráciles alas, hasta formar una "V" que los delata. Los milanos además de estas largas y algo más anchas alas, poseen sus colas ahorquilladas. El movimiento de sus cuerpos mecido por el viento durante sus planeos les confiere ese vuelo"boyante" tan característico en estas cinco especies. El Milano real Milvus milvus, es con una envergadura de 190 cm, el mayor de las especies.
Tiene un plumaje de tonalidades rojizas, destacando la cabeza clara y unas manchas blancuzcas bajo sus alas. Su cola acaba en una profunda horquilla, más notable cuando está cerrada. Es una rapaz oportunista, que además de carroña, se alimenta de pequeños vertebrados, que puede llegar a cazar sobre todo si están heridos o enfermos. Su estatus es sedentario, y la población española se estima en la mayor de Europa occidental, aunque no se sabe el nº de parejas que puede rondar entre 3.000 y 10.000 según distintas referencias. En Sierra norte, es muy escaso, sobre todo, en zonas aledañas al Cerro, donde no nidifica desde hace tres décadas; incluso en invierno, cuando aumenta el número de individuos que migran desde zonas norteñas, sigue escaseando convirtiéndose casi una rareza verlo.
Su pariente cercano, el Milano negro Milvus migrans, es algo menor en tamaño, de librea más oscura, y más abundante. En vuelo tiene un aspecto pardo oscuro con la cola menos ahorquillada que el anterior.
Igualmente es un oportunista debido a su configuración morfológica, pues también tiene unas patas, dedos y uñas, de poca potencia presadora. Acostumbrado a visitar vertederos, y zonas cercanas al hombre, su abanico alimenticio se amplía concediéndole más éxito, con respecto al resto de rapaces. En ciertas zonas del sur de nuestra provincia, forman bandadas muy numerosas para alimentarse, e incluso crían en colonias. Sin embargo en la sierra, las parejas nidificantes se reproducen aisladamente. El siguiente grupo de aves son los Aguiluchos.
El Aguilucho pálido Circus cyaneus, es un ave que sólo pasa en vuelo migratorio, pues se repruduce en el norte de la península y gran parte de Europa. Existe un gran dimorfismo entre machos y hembras, siendo los primeros de plumaje gris claro, con los extremos de las alas negro, y sus consortes parduzcos y de mayor tamaño. Su alimentación se basa en invertebrados, reptiles, aves y pequeños mamíferos. Habita en terrenos abiertos con algo de matorral y campos de cultivo.
El Aguilucho cenizo Cyrcus pygargus es una especie de aspecto, biología y ecología similar, al anterior, pero bastante difícil de diferenciar si no se está cerca. Su aspecto es algo más rechoncho.
Es un ave que cría también en el sur de la península, por lo que es más fácil de ver. En nuestra sierra frecuenta zonas estepáreas del norte.
Finalmente tenemos al Aguilucho lagunero Cyrcus aeruginosus, de mayor tamaño y envergadura y que está ligado a zonas acuáticas. Plumaje general castaño oscuro. Macho con pecho ocráceo listado, grandes marcas alares gris-azulado y cola gris. Hembra con parte superior de la cabeza y cuello pálido; el macho en vuelo muestra anchas bandas grises en las alas. Nidifica exclusivamente en zonas palustres con vegetación densa en las que enclavar sus nidos, por lo que sólo lo veremos en vuelos migratorios. En cierta ocasión, en primavera, observé cinco ejemplares sobrevolando las calizas en dirección sur.
Témpera sobre cartón